Volumen 1: ¿Qué hay para comer? Birmania

La comida de la "Tierra del oro": Auténticos platos birmanos en un popular restaurante local

Mitsubishi Electric Asia Pte Ltd - Sucursal de Rangún
febrero de 2018

Wai Me Phu (a la izquierda) trabaja en la sucursal de Rangún de Mitsubishi Electric Asia Pte Ltd (MEAP) en Birmania. Como ejecutiva de marketing y desarrollo de negocio, ayuda a determinados distribuidores locales de la compañía y proporciona la asistencia necesaria a todos los visitantes de Mitsubishi Electric Corporation (MELCO), MEAP o cualquier otra empresa relacionada.

En Birmania, la gente se lleva su almuerzo al trabajo todos los días. Wai Me no es la excepción. Normalmente come con sus compañeros en la cantina y disfruta de la suculenta comida birmana que su madre le ha preparado con amor, con platos como arroz, carne al curry, verduras fritas o ensalada. Pero hay veces en las que no se lleva comida de casa y va a un restaurante cercano.

Un día de febrero, Wai Me y su compañera Pyae decidieron ir a uno de sus restaurantes favoritos. En el concurrido sitio, repleto de gente de la zona, se deleitaron con auténticos platos típicos de la cocina birmana: laphet thoke (ensalada tradicional birmana de hojas de té), pollo al curry, gambas al curry, verduras fritas, un plato de verduras con salsa ngapi (pasta de pescado fermentado), sopa de verduras, laphet (hojas de té fermentado) y nueces, y azúcar de palma.

"A la gente de otros países la mayoría de los platos birmanos le pueden resultar demasiado grasientos", comenta Wai Me. "Además, es que nos encantan los sabores contundentes: salado, picante, amargo... lo que sea".

Esto puede sonar un tanto fuerte. Aun así, si no conoce la comida birmana, no tenga miedo a probarla. Los trozos de azúcar de palma (a la izquierda, abajo a la derecha), uno de los postres más populares de la zona, se encargarán de proteger su estómago. "Vienen bien para la digestión después de una comida pesada", explica Wai Me.

Al mismo tiempo, una comida pesada puede provocarle sueño. Y, una vez más, la solución está en una comida típica birmana: el delicioso laphet. En Birmania, cuando uno se siente somnoliento, confía en el efecto de la cafeína de las hojas de té fermentado, que se pueden tomar como como postre (derecha, abajo a la derecha) o en ensalada (arriba a la derecha). Según un estudio, el laphet contiene aproximadamente 3 mg/g de cafeína. Tenga cuidado porque si toma demasiado, se arriesga a que le cueste dormir.

Con todo esto concluimos que la comida de Wai Me y Pyae ese día no solo fue deliciosa, sino también práctica desde un punto de vista científico. Una cocina sensata.

En opinión de Wai Me, Shwedagon es el sitio más icónico en Birmania, y el corazón de su pueblo. Uno de los lugares de peregrinación budista más sagrados del mundo, se dice que fue construido hace más de 2600 años y atesora ocho cabellos de Buda y otras reliquias sagradas. El venerado lugar tiene cuatro entradas: norte, sur, este y oeste. La oriental está a solo 15 minutos a pie de la oficina de Rangún.