Mitsubishi Electric por el mundo

Volumen 1: ¿Qué hay para comer? Australia

En el capítulo de hoy... ¡comida! Mitsubishi Electric Australia celebra la diversidad cultural Mitsubishi Electric Australia Pty Ltd,

marzo de 2018

En marzo, Mitsubishi Electric Australia (ME-AUST) celebró su peculiar "Taste of Harmony Day". En este evento anual, que valora la diversidad cultural en el lugar de trabajo, se anima al personal a traer un plato de su país de origen para compartirlo con sus compañeros.

En la sede central de ME-AUST (en Rydalmere, al oeste de Sídney) trabajan personas de todo el mundo, así que todos los años la oficina disfruta de platos de diversas nacionalidades ese día. Es opinión de todos que hablar de la comida de su país de origen es un buen modo de conocerse mejor en un sitio en el que cada uno procede de un entorno cultural diferente.

Estos son algunos de los trabajadores que participaron en este delicioso evento, que han compartido sus historias culinarias.

1. Kay Loudon: galletas ANZAC

Kay Loudon (a la izquierda) es responsable de crédito a cargo de los cobros, la gestión de cuentas y la presentación de informes. Es de Australia.

"Yo traje galletas Anzac (a la derecha)", comenta Kay. "Son un claro representante de mi procedencia australiana".

Las galletas ANZAC reciben su nombre por las siglas que designan al ejército conjunto de Australia y Nueva Zelanda (Australian and New Zealand Army Corps), que combatió en la batalla de Galípoli (1915-1916) durante la Primera Guerra Mundial. "Las galletas forman parte de las provisiones enviadas a nuestras tropas en el extranjero desde finales del siglo XIX, aunque no se empezaron a llamar "ANZAC" hasta que se acuñó el término durante la Primera Guerra Mundial", explica Kay.

"En su origen, las galletas eran duras", añade Kay. Era para que aguantaran los rigores del viaje. Y, para podérselas comer, había que mojarlas en agua. "La receta se ha ido modificando a lo largo del tiempo hasta obtener las galletas deliciosas y de agradable textura que disfrutamos hoy", añade.

Las galletas ANZAC básicas están hechas de avena, harina, coco, azúcar, mantequilla y melaza, entre otros ingredientes. Además, no contienen huevo (la melaza lo sustituye y actúa de aglutinante), en parte porque durante la Primera Guerra Mundial, este ingrediente escaseaba dado el gran número de granjeros que se unieron a la contienda. Así que las galletas ANZAC nos recuerdan ese difícil período de la historia australiana.

Sobre el evento: "Me ha encantado probar lo que ha traído todo el mundo de todas partes, y disfrutar además de las historias de cada uno de los platos".

2. Don Phornsiri: Carne asada estilo Thai

Don Phornsiri (a la izquierda) forma parte del equipo de ventas y está a cargo de las funciones promoción de ventas internas, compras y actividades de inventario. Es de Tailandia.

"Para el Harmony Day traje carne estilo Thai, un "crying tiger" (a la derecha)", comenta Don. "Esta receta combina ternera a la parrilla estilo Thai con una refrescante mezcla de hierbas aromáticas y frescas".

En una comida multicultural como esta con toda probabilidad el misterioso nombre del plato (tigre que llora) captará la atención de los no tailandeses y servirá para romper el hielo rápidamente. ¿Pero de dónde sale ese nombre? En Tailandia, hay varias teorías sobre su origen.

La primera: La pieza de ternera tiene "rayas", como un tigre. Cuando se asa a la parrilla, la grasa derretida se escurre por la carne, y parece que el "tigre" está llorando.

La segunda: La salsa de chili es tan picante que sería capaz de hacer llorar a un tigre.

La tercera: Lo que cuenta la leyenda... Hace mucho tiempo, un tigre hambriento robó una vaca de una aldea. El tigre empezó a comérsela y acabó tan lleno que no pudo terminar el último bocado, la parte de la falda. El glotón del tigre dio un bocado a esta parte y se dio cuenta de que era la mejor de todas. Pero era demasiado tarde... Solo le quedaba llorar por no habérsela comido antes.

Don es defensor de la segunda teoría. "La salsa es tan picante que haría llorar no solo a algunas personas, sino incluso a un tigre".

"Normalmente, solo cocino este plato en ocasiones especiales", añade. Este comentario nos hace pensar lo importante que para él es esta celebración de la diversidad cultural.

Sobre el evento: "He disfrutado de todos y cada uno de los platos que han traído mis compañeros. Ya estoy deseando que llegue el Harmony Day del año que viene".

3. Hiral Adhyaru: Dhokla

Hiral Adhyaru (a la izquierda) es especialista en piezas de repuesto y trabaja en el departamento de servicio. Es de la India.

"Traje dhokla (a la derecha)", comenta Hiral. "Es una receta especial que se toma en Guyarat, el estado de la India occidental del que procedo".

El dhokla es un plato cocinado al vapor con textura similar a la de un bizcocho, hecho con una masa fermentada, condimentado con especias, entre otras, pimentón y jengibre, y compuesto por arroz y garbanzos partidos que se ponen a remojo durante la noche y después se trituran. Esta sabrosa comida rápida suele servirse con chilis fritos y chutney de cilantro y menta.

El dhokla es un plato de desayuno básico en Guyarat, pero también se sirve como plato principal o guarnición durante todo el día. Y también como aperitivo", añade Hiral.

Al igual que otras muchas recetas indias, el dhokla no contiene ningún tipo de carne, lo que hace que la comida sea adecuada para vegetarianos como Hiral. De hecho, según datos de la FAO en 2009, el consumo de carne anual per cápita en la India es de solo 4,4 kg (el segundo más bajo después de Bangladesh), lo que convierte a la India en uno de los países más vegetarianos del mundo.

Sobre el evento: "Como sigo una dieta vegetariana pura, no pude probar todos los platos, pero disfruté de los dulces filipinos y otros platos indios. Me encantó que Mitsubishi Electric celebrara el Harmony Day y ver cómo todos contribuimos a llevarlo a cabo. La oficina era toda felicidad y amor, lo que resultó muy inspirador".

La sede central de ME-AUST está situada a unos 30 km de la Ópera de Sídney.


Para obtener más información